Enseñanza Bilingüe

ESPAÑOL-INGLÉS

 
Lun - Vie 07:00 a 19:00

HORARIO AMPLIO Y FLEXIBLE

Llámenos 645266976

 

Cómo enseñar a nuestros hijos a no pegar

Consejos-para-padres

Patadas, puñetazos, arañazos, mordiscos, tirones de pelos… Muchos niños responden a la frustración a través de este tipo de acciones. Este comportamiento se considera normal en la primera etapa de la infancia, pero los padres deben evitar que esta conducta sea habitual.

 

Muchos padres se preguntan alarmados si es normal que sus hijos pequeños peguen o muerdan a otros compañeros, e incluso a sus hermanos y a los mismos padres. Para responder a esta pregunta hay que tener en cuenta algunos factores como la edad del niño y el contexto en el que ocurre ese comportamiento. 

 

Es completamente normal que aparezca alguna forma de agresividad entre el primer y cuarto año de vida, ya que en esta edad, el niño tiene muy poca tolerancia a la frustración y se enfada cuando las cosas no ocurren como él desearía. En esta edad los niños no dominan aún el lenguaje y manifiestan su frustración pasando a la acción.

¿Por qué pegan los niños?

Como explicamos anteriormente, cuando un niño pega siempre hay un motivo detrás. Si todavía no saben hablar o no se expresan con corrección, es posible que simplemente peguen como forma de comunicarse y llamar la atención, mientras que otras veces es una muestra de frustración por algo que no les gusta.

 

Para ellos a veces es muy difícil aprender a compartir, sobre todo a los padres con sus iguales. Es importante enseñarles a relacionarse con otros niños sin considerarlos potenciales enemigos, en especial, cuando se está acostumbrado a ser el centro de atención. Son sentimientos normales que no hay que negar, sino enseñarle a canalizar de otra forma que no sea pegando. Una conducta inadmisible que los padres no deben ignorar, minimizar o, peor aún, animar, en la falsa creencia de que es una demostración de carácter.

“La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo” 

Paulo Freire

Cómo evitar que tu hijo se comporte de forma agresiva

Los niños necesitan ser comprendidos y que les pongan límites para su correcto desarrollo. Los padres son los encargados de establecerlos por ser ellos los principales proveedores de su seguridad física y psicológica. El respeto por los demás es una norma que se aprende, sobre todo, en el seno familiar.

 

Tips para padres con hijos agresivos

 

Desde nuestro colegio privado La Luna, os damos algunas pautas a seguir para evitar este tipo de comportamientos en nuestros hijos:

 

    • No responder a la violencia con más violencia: La exasperación que produce que tu hijo pegue a otro niño o a algún miembro de la familia, puede hacer que respondas con un cachete. Consideramos esta como una respuesta errónea a su comportamiento. Únicamente le estarás mandando al peque el mensaje equivocado porque los niños aprenden, sobre todo, de lo que ven.
    • Apártale de la situación y exprésale tu malestar: Llévatelo de donde estéis a un sitio más tranquilo donde te puedas comunicar con él sin interrupciones. No le insultes, ni menosprecies; tu hijo no es malo, simplemente se ha comportado mal. Este es el mensaje que debemos transmitirle con voz y gesto firme, para que sea consciente de nuestro disgusto. 
    • Si está muy alterado y no quiere escucharnos, démosle un tiempo de reflexión: Los enfados pueden ser muy aparatosos, pero si le retiramos la atención al final se calmará. Es imposible razonar con un niño fuera de sí. Una vez calmado, ayúdale a que pueda comunicar lo que siente con sus propias palabras. Es importante reforzar la idea de que pegar no es nunca la solución. 
    • Anímale a pedir perdón sin forzarlo: Los niños muy pequeños no entienden bien por qué tienen que decir “lo siento” al no ser capaces de ponerse en la piel de los demás. Es importante fomentar en ellos la empatía para que vean que sus acciones pueden tener consecuencias negativas, como hacer daño y lastimar a otro niño.
    • Reforzar siempre la conducta positiva: A veces da mejor resultado transmitirle a tu hijo que estáis muy contentos con su comportamiento. Por ejemplo, si está jugando tranquilamente con su hermano, no es correcto seguir recordándole como un mantra que no está bien pegar. También hay que felicitarle si es capaz de transmitiros un deseo o sentimiento sin alterarse ni pegar para que le hagáis caso.
    • Si observamos que nuestro hijo responde siempre de forma violenta y no atiende a nuestros requerimientos, hay que ponerse en manos de un especialista que nos ayude a reconducir la situación.

 

La educación de nuestros pequeños es tanto vuestro trabajo como el nuestro. En nuestro colegio privado La Luna, fomentamos siempre que a los niños hay que enseñarlos a pensar, no qué deben pensar. Solo una mente bien educada es capaz de entender un pensamiento diferente al suyo sin necesidad de adaptarlo. Como siempre, quedamos a vuestra entera disposición para ayudaros a tratar este tipo de comportamientos de forma fructífera para nuestros pequeños. Nuestra prioridad ha sido, es y será siempre su educación, su bienestar y su felicidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *