);
    
 
Enseñanza Bilingüe

ESPAÑOL-INGLÉS

 
Lun - Vie 07:00 a 20:00

HORARIO AMPLIO Y FLEXIBLE

Llámenos

 

Inteligencia Emocional

Horario de Invierno

  • Lunes07:00 a 20:00h
  • Martes07:00 a 20:00h
  • Miércoles07:00 a 20:00h
  • Jueves07:00 a 20:00h
  • Viernes07:00 a 20:00h
  • SábadoCerrado
  • DomingoCerrado
Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional: marcar los límites

Apreciados padres, estaréis de acuerdo que es parte del aprendizaje de nuestros hijos marcar los límites de forma clara para que comprendan y acepten normas de conductuales. Estas normas están orientadas a la convivencia social con otros individuos y al propio entorno, con la finalidad de evitar peligros y para conocerse a sí mismo.

A veces, decimos muchas veces a lo largo del día: No hagasNo toquesNo puedes

Creemos en muchas ocasiones que marcar los límites implica estar diciendo en cada momento cómo y cuándo deben hacer las cosas, pensar, sentir o manera de expresarse.

Los niños de hasta 3 años no son capaces de controlar sus emociones. Por ello, poner límites a un niño cansado o sensible puede truncar el objetivo y que la consecuencia sea una reacción incontrolada de rabia.

A partir de los tres años, el niño comienza a desarrollar el sentido de la autoafirmación, comienzan a conocerse a sí mismos y comienzan a decidir lo que pueden hacer y lo que no. A veces, sobrepasan esas líneas marcadas que forman parte del aprendizaje.

Sobre pasar esos límites es necesario para definir su propia personalidad.

 

¿Cómo debemos marcar unos límites claros y respetuosos a nuestros hijos?

La inteligencia emocional suele infravalorarse por parte de los padres, ya que toma en cuenta los resultados de conducta, pero también considera lo que el niño piensa y siente. Es una búsqueda de coherencia entre lo que siente nuestro hijo y su forma de actuar.

 

Algunos estudios consideran importantes 5 elementos básicos para ello.

  1. Pocas reglas y concisas

Los padres debemos reflexionar y presentar el mundo como algo atractivo, lleno de retos. En muchas ocasiones, lo presentamos como un entorno hostil, lleno de peligros. Los niños deben aprender a lidiar con algunos obstáculos, forma parte de su proceso de aprendizaje.

  1. Las normas mínimas indispensables, la máxima libertad posible.

Para ello, establecemos los pilares básicos del modelo de educación de cada familia. Estos pilares son inamovibles y flexibles con las demás normas.

  1. Se permite expresar las emociones, incluso las negativas

Debemos permitir el  enfado, las quejas y lloros. A través de las emociones aprenden a aceptar los contratiempos y las frustraciones. Si no les permitimos que expresen lo que sienten, puede ocurrir que las frustraciones se acumulen derivando en conductas agresivas.

  1. Pocas normas firmes y constantes

Las normas básicas deben estar siempre claras y bien marcadas. Los padres no deben flexibilizar los pilares que forman su modelo educacional.

Las rutinas y los hábitos ayudan a los niños a comprender que hay que hacer cosas que aunque no les gusten, es necesario hacerlas.

  1. El objetivo de las reglas: la responsabilidad y la autodisciplina

El objetivo no es que los niños obedezcan, deben aprender a interiorizar las normas y a realizar conductas que sean correctas. Su interior les debe indicar lo que está bien y lo que está mal, formando su propia identidad.

Deben aprender a canalizar la rabia o la frustración para no caer en conductas agresivas. Aprender a identificar lo que siente, expresarlo de forma asertiva y actuar responsablemente es el objetivo de la inteligencia emocional.

Departamento de Orientación

Psicopedagoga: Sonia Pizarro Torronteras

Leave a Reply