Enseñanza Bilingüe

ESPAÑOL-INGLÉS

 
Lun - Vie 07:00 a 19:00

HORARIO AMPLIO Y FLEXIBLE

Llámenos 645266976

 

La influencia de los padres en el comportamiento de sus hijos

Cuando nacemos, comenzamos a ver el mundo a través de los ojos de nuestros padres. Mirándolos, vamos sacando conclusiones de cómo funciona el mundo que nos rodea. Todos los niños nacen con un temperamento que influirá en su carácter, aunque los padres no puedan intervenir sobre la herencia genética, si podrán hacerlo en cuanto a la relación que establezcan con su hijo. Este vínculo que se desarrolla entre ambos ayudará a moldear el desarrollo emocional del pequeño más tarde.

 

Los padres veremos siempre a nuestros hijos a través de ciertos filtros, en ellos, influyen los valores, creencias, normas o conflictos que tengan en su vida. Estos filtros influyen en las expectativas que los padres tendrán sobre sus hijos, y estas últimas, muchas veces, están presentes antes incluso de que el peque nazca. En nuestro Colegio Bilingüe La Luna, os contaremos algunos consejos para establecer una relación exitosa con vuestros pequeños.

La importancia de involucrarnos en la educación de nuestros peques

Se ha confirmado por medio de distintas investigaciones que cuando los padres que se involucran en la vida de sus pequeños, estos son menos propensos a involucrarse en comportamientos peligrosos o inapropiados. La personalidad que desarrollarán los niños se verá fuertemente influenciada por la educación que reciban por parte de sus padres. Al mismo tiempo, consiguen un crecimiento intelectual y emocional mucho más sólido y son capaces de llevar relaciones mucho más saludables. Los beneficios de tener a mamá y papá apoyándonos en todo momento son muy grandes. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la influencia de los padres puede ser tanto positiva como negativa.

 

El afecto que mamá y papá se demuestren entre sí, sus relaciones con los vecinos y conocidos, su manera de expresarse, su comportamiento en lugares públicos, el amor que ofrezcan al pequeño, entre otros, son solo algunos de los hechos que moldearán la personalidad de lo pequeño. Si papá y mamá son afectuosos entre sí y con el bebé, es muy probable que este sea afectuoso hacia sus amigos, hermanos y futura pareja. Si los padres demuestran solidaridad, respeto y cordialidad hacia los demás, el pequeño también lo hará.

 

Del mismo modo, si el comportamiento de los padres es inapropiado en alguno de estos escenarios, los pequeños lo absorberán e imitarán. Es por ello que la relación de padres a hijos es tan importante y debe cuidarse mucho. 

¿Cómo corregir a nuestros hijos?

Los niños no poseen conocimientos sobre el funcionamiento de la sociedad. Su entendimiento sobre las relaciones con otras personas, la manera de comportarse en un determinado momento y lugar, así como lo que se debe y no se debe hacer proviene directamente del comportamiento que observen en sus padres.

 

Los pequeños moldean su propio comportamiento a partir de esta información. Los padres deben ser en extremo cuidadosos con las conductas que se aprueban y las que no. Es en extremo importante, nunca regañar o reprochar a un niño tras una actuación inapropiada. La intención no es hacerlo sentir mal, sino explicarle de manera pausada que la manera en la que ha procedido no es la apropiada para que pueda corregirlo y no repetirlo. Igualmente, en caso de que sea una acción que haya podido ver en papá o mamá, ellos también deben modificar su manera de proceder para evitar afectar la conducta y comportamiento del niño.

Celebremos las acciones positivas de nuestros pequeños

Es igualmente importante reforzar aquellas actuaciones positivas. Por ejemplo, si ha dado las gracias por su cuenta, si ha solicitado permiso antes de pasar por un lugar, si ha dicho por favor, si ha acomodado sus juguetes por iniciativa propia, son acciones que deben ser reconocidas. En muchos casos estas actividades son ignoradas por los padres en el entorno familiar, pues consideran que es “Lo normal”. Sin embargo, resulta muy necesario alentar estas conductas y hacer sentir a los pequeños que su manera de actuar es un orgullo para sus padres.

Somos el espejo donde se miran nuestros hijos

El comportamiento que los niños tengan hacia los demás se verá definido por las acciones de sus padres. En este aspecto, es sumamente importante enseñar y demostrar a los pequeños que todas las personas merecen respeto y tienen los mismos derechos que ellos, sin importar su género, color de piel, edad u orientación sexual. 

 

Respecto a las habilidades y conductas sociales, son cualidades que también se ven afectadas dependiendo del comportamiento de los padres. Se ha demostrado que las personas que crecen en hogares con padres extremadamente estrictos y controladores desarrollan problemas para relacionarse apropiadamente con los demás. En contraste, cuando se les da demasiadas libertades a los pequeños durante su crecimiento, estos pueden llegar a presentar inconvenientes con la disciplina, el respeto y el autocontrol.

Enseñemos a nuestros hijos a expresar sus emociones y mostrar sus sentimientos

Muchos tipos de familia actuales no aprueban la aparición de ciertas maneras de expresar los sentimientos en los niños, siendo el llorar una de las demostraciones más notorias de ello. Los bebés que crecen en este tipo de hogar desarrollan problemas para exteriorizar lo que sienten, prefiriendo incluso callar en muchos casos, algo que no es para nada saludable. Los padres deben facilitar que los niños puedan expresar sus emociones y saber cómo escucharlas. 

 

Los pequeños también basan su forma de hablar en lo que escuchan de mamá y papá. Si nos expresamos de manera cordial y respetuosa, los niños aprenderán a hacer lo mismo, mientras que si incluimos las groserías en nuestro vocabulario con frecuencia, ellos lo harán de la misma manera. 

 

“Si conseguimos entendernos un poco mejor a nosotros mismos será más fácil comprender a nuestros hijos.”

 

Por esta razón, los pequeños verán a sus padres como modelos en los que fijarse para descubrirse a ellos mismos, y por supuesto, ejemplos a seguir en su manera de actuar. Desde nuestro Colegio Privado La Luna en Sevilla, os invitamos a hacer acto de reflexión sobre el comportamiento que mostráis ante los pequeños. Cambiar ciertos aspectos no es nada fácil, pero merecerá la pena parar para observarnos cómo expresamos las emociones y recapacitar sobre nuestro comportamiento. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *