Enseñanza Bilingüe

ESPAÑOL-INGLÉS

 
Lun - Vie 07:00 a 19:00

HORARIO AMPLIO Y FLEXIBLE

Llámenos 645266976

 

Las burbujas de jabón y el autocontrol en los niños

Por sus condiciones naturales, los niños son inquietos, activos, poseen una enorme curiosidad y siempre tienen ganas de jugar, sin embargo, hay chicos que llevan este comportamiento a un nivel superior, y en estos casos debemos hablar de niños hiperactivos que tienen serios problemas de autocontrol.

Esta clase de conductas debe ser corregida para garantizar un adecuado desarrollo durante su etapa de crecimiento, y por ello se han creado una serie de métodos que trabajan el autocontrol en los niños y propician el manejo de sus impulsos y emociones.

Uno de estos juegos son las tradicionales pompas de jabón, que aunque no lo creas, tienen la capacidad de modelar las emociones de los chicos, tales como el miedo, la rabia, la angustia y la ansiedad, ya que su objetivo central es desarrollar la paciencia y el autocontrol para tratar de no romper las burbujas de jabón.

En general, el juego de las pompas de jabón es apto para todos los niños independientemente de su edad, sin embargo es recomendado para los menores cuyas edades estén comprendidas entre los 2 y 6 años.

¿Cómo jugar a las burbujas de jabón?

Jugar a las pompas de jabón es muy sencillo, ya que básicamente lo único que necesitamos será un poco de jabón y un pompero para hacer las burbujas. Este último se puede conseguir en una tienda de juguetes o podemos fabricarlo en casa con alambre o algún objeto plástico.

Con los implementos en mano, nos dirigimos a una zona libre y extensa, preferiblemente en el exterior de la casa o en un parque, y de esta forma evitar tropiezos con los muebles o posibles caídas. Seguidamente le pedimos a los niños que se levanten alejándose unos de otros y comenzaremos a soplar para producir la mayor cantidad posible de burbujas.

Una vez que todo esté lleno de burbujas les decimos a los niños que corran detrás de ellas y exploten tantas como sea posible. En ese momento los chicos comenzaran a ir tras ella, gritando, saltando y corriendo sin cesar hasta que ya no quede ninguna.

Cuando hayan finalizado, volveremos a soplar para crear más burbujas de jabón, pero en esta ocasión cambiaremos las reglas y le pediremos a los niños que no toquen ninguna burbuja y de esta forma evitar explotarlas. Además, deberás indicarles a los chicos que permanezcan completamente inmóviles y que se limiten a contemplar como las pompas desaparecen por sí solas.

Es así, como los chicos tendrán que poner todo su empeño y paciencia para no romperlas, creando en ellos una conciencia de su entorno que modelará su conducta en situaciones de gran movilidad emocional.

Finalmente, cuando el juego haya concluido felicitaremos a los niños por haber aguantado las ganas de ir tras las burbujas de jabón y no romperlas, complementando la actividad con una breve conversación sobre lo que sintieron durante el juego y sobre la capacidad de poder controlar sus impulsos y deseos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *